19.8.09

Faltan Artículos Electrónicos

InfoBAE - Las trabas al ingreso de artículos importados y el gravamen impulsado por el Gobierno para productos tecnológicos dieron lugar a un peligroso cóctel. iProfesional.com destaca que ya hay marcas que no se consiguen.

Durante las épocas de bonanza, cuando el “viento de cola” dominaba el contexto mundial, el consumo interno supo convertirse en el principal motor que impulsaba las altas tasas de crecimiento de la economía argentina.

Hoy, la realidad es diametralmente opuesta: el país transita un escenario recesivo y el consumo no logra recuperarse, producto de la crisis global y la incertidumbre local.

A este contexto adverso, se suman dos polémicos ingredientes que le imprimen mayor dramatismo a la complicada situación que atraviesa el sector del retail en la Argentina: por un lado, el "cerrojo" importador, ejecutado por el secretario de Comercio, Guillermo Moreno. Por el otro, el “impuestazo” tecnológico, que avanza a paso firme en el Congreso y ya cuenta con media sanción.

Así, los empresarios del sector se quejan de que, en momentos donde el Gobierno debería incentivar el mercado interno –como lo hizo Brasil, bajando impuestos de manera generalizada para un amplio abanico de bienes-, la actual administración cierra las fronteras al ingreso de artículos provenientes del exterior y está a un paso de penalizarlos con una mayor alícuota del IVA.

Para conocer la realidad del mercado, iProfesional.com realizó un extenso relevamiento entre las principales cadenas de electrodomésticos y confirmó que este cóctel ya alteró la dinámica del sector. "Dinamitó" la oferta de algunos productos, principalmente televisores y monitores LCD, de las marcas importadas más reconocidas, aunque también, este medio constató que escasean heladeras y pequeños electrodomésticos.

Dicho faltante es consecuencia, en parte, de la decisión del Gobierno de trabar el ingreso de productos demorando, para ello, la aprobación de las licencias no automáticas y llevándolas a más de 200 días, frente al máximo de 30 que fija la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Contar con este permiso es un requisito sin el cual no se puede importar un amplio abanico de bienes y dilatando su aprobación, la administración kirchnerista busca evitar, a toda costa, que la compra de productos del exterior "aspire" dólares en momentos en los que la divisa estadounidense hace falta para hacer frente a la actual fuga de capitales.

Como si esto fuese poco, a esto se le suma el “impuestazo” tecnológico que, si bien no está aprobado, ya está “ensuciando” la cancha. Esto es así dado que algunas grandes cadenas comenzaron a realizar maniobras especulativas anticipándose a la jugada.

En efecto, especialistas confirmaron a iProfesional.com que hay comercios que optaron entre estos dos caminos para cubrirse de la eventual suba de impuestos a la hora de reponer stock: están los que “retacean” los productos importados y los mantienen bajo siete llaves en los depósitos, a la espera de que se apruebe el proyecto. En tanto que otros, directamente ya sacaron la calculadora y se adelantaron a la sanción de la ley remarcando los precios de los artículos afectados, con subas que van del 10 al 30 por ciento.

Cabe recordar que la iniciativa enviada por el Gobierno nacional será tratada por la Cámara de Senadores este jueves. La misma eleva la tasa del IVA del 10,5% al 21% para bienes tecnológicos importados, mientras que otorga una reducción tributaria a aquellos fabricados en Tierra del Fuego.

Faltantes
Hoy por hoy, salir en búsqueda de un LCD no es una tarea para nada sencilla, sobre todo para aquel comprador que pretenda acceder a alguna de las marcas con respaldo mundial que no se ensamblan en el país.

El faltante de productos importados en las góndolas argentinas es un hecho: según datos de Aduana, el ingreso de televisores y monitores se desplomó casi un 50% entre enero y julio de este año, en comparación con el mismo período de 2008.

iProfesional.com corroboró que, en el caso de muchos de los modelos importados de reconocidas marcas que comercializan las cadenas más importantes del país, apenas quedan para la venta aquellos que están exhibidos en vidriera. Además, por la escasez, se dan casos impensados: los clientes aceptan, incluso, unidades sin control remoto o con pequeños detalles, tal como confiaron los vendedores de los propios comercios.

En el local que Garbarino posee en el shopping Alto Palermo, por ejemplo, se quedaron sin monitores LCD de la marca LG y sólo disponían de un amplio surtido de modelos de Samsung, que se ensamblan en Tierra del Fuego.

En lo que respecta a los televisores, únicamente estaban para la venta los de 32” armados en la Argentina. Los cotizados Bravia de Sony, por el contrario, brillan por su ausencia.

Consultado por este medio acerca de la escasez de productos electrónicos, uno de los vendedores de esa cadena aseguró que “desde hace tiempo que se hace imposible tener algunos modelos importados por las trabas que existen para sacarlos de la Aduana”.

En efecto, tal como publicara recientemente iProfesional.com, Garbarino llegó a tener mercadería varada por más de 25 millones de pesos en el puerto de Buenos Aires.

En el mismo shopping, al ingresar al local de Frávega, se observa el coletazo del “cerrojo”: para el caso de los televisores de 32" apenas había un LG y un Sony. En tanto que en el tamaño de 42", sólo un LG.

Por su parte, en el centro de compras telefónico de Falabella aseguraron que los únicos televisores LCD disponibles son los de marcas ensambladas en el país y sólo de 32 pulgadas.

“Los últimos modelos de Sony se vendieron hace semanas y todavía no los pudimos reponer”, aseguró una vendedora.
En el Musimundo de Abasto Shopping la situación no es muy diferente: únicamente tenían dos modelos para la venta, un LG y un Phillips de 32” y 42”, respectivamente.

Con respecto a los monitores, si uno quiere comprar uno de marca Samsung, Compaq, AOC o Banghó, se tiene que conformar con una única medida (19 pulgadas).

El vendedor de Musimundo, ante la consulta del por qué de la falta de stock, mostró su resignación: “Hay mucha mercadería parada en Aduana y el problema es que no sabemos cuándo van a entrar nuevos productos”.

En el Megatone de San Isidro también reina la incertidumbre: “Faltan televisores y monitores marca Sony, por lo menos, desde hace un mes. Y no tenemos idea de cuándo van a ingresar”, aseguró uno de los empleados, quien agregó que “hace bastante que existen problemas con todo aquello que es mercadería importada”.

En Minicuotas Ribeiro la situación se repite: en el caso de los monitores marca Sony, quedaba una sola unidad para la venta en toda la cadena.

¿Y hay disponibles televisores de otra medida que no sea de 32”?, quiso saber iProfesional.com: “Nada de nada. De 42” hace rato que no entran”, aseguró una vendedora, quien además confirmó las complicaciones que sufren por las trabas a las importaciones: “Prefiero no decirte cuándo van a volver a entrar algunos modelos, porque nos sucede que si no nos liberan la mercadería del puerto quedamos mal parados con el cliente”, se lamentó.

Sin embargo, lejos de tratarse de un problema exclusivo de los televisores y monitores, desde Garbarino recalcaron que “esto también está afectando a todos los productos, desde heladeras hasta teléfonos inalámbricos”.

En efecto, conseguir en una sola casa de electrodomésticos todos los modelos de heladeras Whirlpool o Electrolux hoy es algo improbable.

Ya llegaron los aumentos de precios
En diálogo con iProfesional.com, Diego Pérez Santisteban, presidente de la Cámara de Importadores (CIRA), aseguró que “antes, los empresarios calculaban que las licencias les iban a salir dentro de los 60 días. Entonces armaban toda la logística en base a eso, así, cuando llegaba la carga al puerto la despachaban inmediatamente”.

“Esto hoy no ocurre. Algunos se quemaron con leche porque las licencias tardaron el doble y tuvieron que enviar la mercadería a un depósito fiscal. Eso les hizo perder el negocio por el sobrecosto y, además, pudieron vender poco en fechas importantes, como el día del padre o del niño. Así, algunos optaron directamente por importar menos y esperar a que el tiempo aclare”, recalcó el directivo.

Según Santisteban, “esto sin dudas provocó una dificultad en el abastecimiento que hace que algunos productos hoy estén escaseando”.

En tanto, Ernesto Taboada, director de la Cámara de la Producción, la Industria y el Comercio Argentino-China, fue contundente: “Se está notando muy fuertemente la falta de productos electrónicos de China y lo poco que hay aumentó un 20% promedio”.

“El mercado se rige por la ley de oferta y demanda y los comercios que tienen algún producto que escasea, aprovechan y suben los precios. Lamentablemente, el gran perjudicado es el consumidor, que ahora tiene que pagar más, como ya ocurrió con la ropa”, disparó.

De cara a la votación jueves, agregó que esta situación “se va a intensificar” si se aprueba el controvertido proyecto del “impuestazo”.

Las palabras de Taboada fueron confirmadas: en uno de los locales de estas prestigiosas cadenas comerciales se pudo observar que, para acceder a un LCD de 32”, que hace algunas semanas costaba cerca de $3.100, hoy hay que desembolsar $900 más.

El vendedor de otro conocido comercio fue tajante: “Se están encareciendo las cosas. Por ejemplo, los televisores LCD en julio subieron unos $300 y se están viniendo más aumentos. Hoy mismo, uno de los pocos Sony que tenemos a la venta pasó de $3.800 a 4.200 pesos”.

Gustavo Vilches, vicepresidente de la empresa SICSA, que ensambla y distribuye desde Buenos Aires computadoras bajo la marca Olivetti y es miembro de la Cámara Argentina de Maquinarias de Oficina, Comerciales y Afines (CAMOCA), aseguró a iProfesional.com que ya se observan faltantes de “monitores LCD y aumentos en sus precios, a partir de que la Cámara de Diputados aprobara” el proyecto del “impuestazo”.

En cambio, en notebooks y netbooks aseguró que no se observan variaciones, ya que éstos quedaron fuera de la polémica iniciativa.

¿Esta tendencia se profundizará si el Senado sanciona el proyecto de ley y el Poder Ejecutivo lo reglamenta? “¡Por supuesto!”, exclamó Vilches. “No hay ninguna duda que eso va a suceder y que los precios de todos los productos incluidos en el proyecto van a aumentar y va a haber escasez”, disparó.

1 comentario:

  1. esperemos que saquen estas barreras prontos, estan causando un gran daño a la economía de todos los argentinos

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por dejar tu comentario!